Pikillacta, Templo de Andahuaylillas, Tipón y Huaro, Provincia de Quispicanchis

Pikillacta

Pikillacta, Templo de Andahuaylillas, Tipón y Huaro
Provincia de Quispicanchis

Poblado de Oropesa
A 24 Km. al suroeste de la ciudad del Cusco (30 minutos en auto).
Oropesa es tradicionalmente conocido como la "Tierra del Pan". Allí se conservan numerosos hornos caseros dedicados a la producción de sabroso pan campesino "chutas".

Pikillacta
A 30 Km. al sur de la ciudad del Cusco (45 minutos en auto).
Ciudad pre incaica cuyo apogeo se estima entre los años 800 y 1100 d.C., en el periodo correspondiente al desarrollo de la confederación regional Huari. Constituyó la puerta de entrada a la Ciudad Sagrada de los Incas. Presenta grandes calles rectas y largas manzanas de edificios de forma rectangular. Está rodeada de murallas y edificaciones esferoidales en la zona occidental. Las paredes son altas, hechas con cajas y mortero de barro y sus cimientos van adelgazándose conforme logran altura.

Templo de Andahuaylillas
A 36 Km. al sur de la ciudad del Cusco (1 hora en auto).
El templo de Andahuaylillas, conocida como la "Capilla Sixtina de América" por su magnífica decoración en base a murales pintados con témpera seca, que hacen el deleite de los que la visitan. Data de 1580 y presenta una fachada sencilla que contrasta con la riqueza barroca del interior, expresada en los altares dorados, murales, cuadros y techos policromos.

Complejo Arqueológico de Tipón
A 25 Km. al sureste de la ciudad del Cusco (45 minutos en auto), a 3 316 msnm. Su acceso es a través de la vía asfaltada Cusco-Puno, tomando un desvío asfaltado a la altura del Km. 20,5. Según las leyendas, Tipón es uno de los jardines reales que ordenó construir Wiracocha. Está conformado por doce terrazas flanqueadas por muros de piedra perfectamente pulidos y enormes andenes, canales y caídas de agua ornamentales que, con la flora del lugar, ofrecen al visitante un impresionante paisaje. El sitio está compuesto por diferentes sectores: Tipón propiamente dicho, Intiwatana, Pukutuyuj y Pucará, Cruz Moqo, el cementerio de Pitopujio, Hatun Wayq´o, entre otros.

Huaro
Templo que posee unos fabulosos murales atribuidos a Tadeo Escalante (1803), uno de los últimos pintores de la Escuela Cusqueña.