Historia del Cusco, fundación inca del Cusco, Manco Capac, Ayar Manco, Fundación española del Cusco, historia del tahuantinsuyo Cusco

Historia del Cusco

Historia del Cusco

La Ciudad de Cusco está ubicada en el valle del rio Huatanay, en la sierra sur del Perú. Su nombre en quechua, Qosqo, significa "Ombligo" o en forma figurada, “centro” o “punto de encuentro”, pues desde la ciudad del Cusco que fue la capital del imperio incaico o Tahuantisuyo partía una vasta red de caminos (Camino Inca) que se dirigía a los cuatro suyos o regiones, que conformaban las 4 partes del universo en la cosmovisión andina. Considerada por los incas “morada de los dioses”, Cusco es, sin duda, la ciudad más fascinante de los andes.

Cuenta el mito que la capital Cusco fue fundada por Manco Cápac y Mama Ocllo, hijos del dios Sol que salieron del lago Titicaca con la misión de buscar un lugar que fuese el centro de un gran reino. El segundo mito narra las hazañas de cuatro hermanos míticos y sus respectivas compañeras, que salieron de las cuevas de Pacaritambo y se indica que la pareja formada por Ayar Manco y Mama Ocllo fundaron la ciudad. El mito retrata la importancia ritual del Cusco, pero olvida a sus predecesores como los habitantes de Marcavalle, Huaura y Chanapata (1000 A.C.), o los establecimientos Tiahuanaco - Wari (750 D.C.) que ejercieron marcada influencia, lo cual se hace visible en las ruinas de Piquillacta y Choquepuquio.

Los estudios indican que se formo un señorío hacia el año 1200 en la cabecera del valle del Cusco, en un comienzo convivio y rivalizo con varios otros grupos de similar poderío, luego fue haciéndose más fuerte y termino dominando todo el valle y luego toda la región cusqueña, este grupo humano que en algún momento tomo el nombre de INCAS fue el portador de la cerámica denominada “Killke”.

Se considera el año 1438 como fecha aproximada de la coronación de Pachacutec y los casi 100 años que corren desde entonces hasta la irrupción de los españoles son los de la acelerada expansión incaica, el altísimo grado de desarrollo cultural que alcanzo no se puede explicar sin la herencia Wari, así como las redes de caminos construidas para conectar la capital del imperio con sus centros regionales. También los principios de reciprocidad y dualismo que es la base de la concepción del mundo andino, ayudan a entender su rápida expansión. Los Incas originalmente dividieron el Cusco en dos mitades Hurin y Hanan (arriba y abajo), luego al expandirse estas dos mitades se subdividieron en otras dos resultando cuatro sectores conocidos como: Chinchaysuyo, Antisuyo, Collasuyo y Contisuyo. Esta misma división se extendió a todos los territorios conquistados. En el momento de mayor auge el imperio que tenía como centro el Cusco abarco los actuales territorios del sur de Colombia, hasta los valles centrales de Chile, abarcando el altiplano boliviano y el noreste de Argentina.

Las huestes de Pizarro, llegaron al Cusco en 1533 y llevaron a cabo la fundación española el 23 de marzo de 1534 de “la muy noble y muy leal ciudad del Cusco”, sin embargo la sublevación de Manco Inca en 1536 abre un largo periodo de resistencia incaica, que tras sitiar la ciudad se refugian en Vilcabamba. El último episodio de esta lucha fue la trágica ejecución del joven inca Túpac Amaru, el último de los hijos de Manco Inca, por orden del virrey Francisco de Toledo que tuvo como escenario nuevamente el Cusco. Una vez consolidado el dominio español la antigua capital incaica se convirtió en la ciudad más importante del Virreinato del Perú después de Lima. El arribo de una nueva cultura transformó los templos y palacios incaicos en casonas e iglesias coloniales. La ciudad poco a poco fue convirtiéndose en símbolo de mestizaje, no sólo arquitectónico sino principalmente cultural.

El terremoto de 1650 redujo a ruinas la ciudad del Cusco y los alrededores pero dio ocasión para iniciar el nuevo arte cusqueño bajo el mecenazgo del Obispo Mollinedo, quien en su propósito de reconstruirla, alentó el desarrollo de la arquitectura, la talla en madera y la pintura.

El Cusco fue escenario de varios movimientos de resistencia andina, entre los que destaca el de José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, en 1780. El rebelde enfrentó a corregidores y autoridades que intentaban aplicar una serie de reformas y maltrataban a la población andina.

Tras la declaración de la Independencia, el Libertador don José de San Martín creó el departamento de Cusco el 26 de abril de 1822 aunque fue recién en 1825, con la llegada de Simón Bolívar, que se romperían definitivamente sus lazos con la corona española.

Actualmente, Cusco es uno de los centros más importantes de la actividad turística en América del Sur y el mundo; es una ciudad cosmopolita donde la historia late a cada paso, donde se ve a personas de todas las nacionalidades, caminando entre muros incas, donde existen modernos servicios turísticos y en el que la noche gira intensamente alrededor de restaurantes, bares y discotecas. Cusco, "Capital Arqueológica de América", es una ciudad abierta al mundo, que acoge con los brazos abiertos a los visitantes, quienes observan maravillados su extraño cariz, que fusiona en un mismo ambiente urbano y con particular armonía, monumentos precolombinos como el Koricancha (Templo del Sol), el Ajlla Wasi, el Amaru Cancha (Cerco de Serpiente), el Kiswar Kancha, entre otros; con joyas del mestizaje como la Catedral, la Iglesia y Convento de la Merced y el Templo de San Blas.